Reloj autogestión del tiempo para niños

Nuestro Reloj

El paso del tiempo es uno de los conceptos más difíciles de entender por los  pequeños de la casa, también es uno de los principales detonantes de conflictos en el día a día de las familias, venga que es hora del baño, es hora de comer, hora de lavar los dientes, hora de la siesta, hora de ir al cole…. y un sin fin de tareas más; los mayores somos un poco esclavos del reloj, pero los niños no, ellos no piensan en el mañana ni en el después, viven y disfrutan del presente y se sumergen tan profundo en sus ahoras que cuando les sacas de su actividad  suelen sentir frustración.

En casa hemos probado varios métodos para intentar evitar estas reacciones:

  • Cuando son muy pequeños una buena idea es utilizar un reloj de arena, el nuestro es de cinco minutos: «Cuando toda la arena haya caído aquí abajo recogeremos los juguetes» esto nos sirvió hasta que mi Brujita aprendió que darle la vuelta al reloj significaba tiempo extra.
  • Avisarles con antelación: «Chicos, en cinco minutos será hora de recoger el juego»… «recordad que en dos minutos recogeremos»… «¡¡¡hora de recoger!! Nos suele funcionar, sobre todo lo utilizamos cuando estamos fuera de casa.

Pero sin duda, nuestra fórmula infalible es nuestro Reloj.

Hoy quiero compartirlo contigo, es un DIY muy sencillito y estoy segura que te ayudará a reducir al máximo esos momentos de conflicto.

¿QUÉ ES UN RELOJ DE AUTOGESTIÓN DEL TIEMPO?

Es un reloj modificado («tuneado» 😉 )en el que utilizaremos un código de colores para delimitar en el tiempo las tareas diarias que hacemos con nuestros peques, es un material muy visual y por lo tanto fácil de entender por ellos y aunque no sepan la hora sabrán qué actividad sigue y podrán anticiparse y gestionar mejor el estrés y la frustración que muchas veces causa cambiar de actividad.

 

MATERIALES PARA HACER TU RELOJ:

  • Un reloj de fondo blanco y sin dibujos, con que tenga unos 20 centímetros de diámetro es suficiente.
  • Rotuladores de colores, un color por cada actividad.
  • Un esquema de las tareas diarias delimitadas por horas.
  • Un lápiz, una regla y una pegatina pequeña y sin relieve.

PROCESO:

  • Asigna un color a cada una de las actividades.
  • Desatornilla la parte de atrás del reloj.
  • Con un lápiz y una regla delimita las horas siguiendo el esquema.
  • Pinta cada franja horaria con el color correspondiente.
  • En la aguja pequeña, la que marca las horas, pega un distintivo pequeñito. (Una pegatina de su personaje preferido, una estrella…)
  • Vuelve a atornillar y… ¡YA ESTÁ LISTO VUESTRO RELOJ!

Cuélgalo a su altura, en el lugar donde habitualmente pasen más tiempo. En nuestro caso el salón.

PRESENTACIÓN DEL RELOJ:

«¡Mira qué reloj! ¿Has visto cuántos colores? Cada color representa una actividad, y se las enumeras todas a la vez que señalas los colores.  Cuando (la estrella, la patrulla canina…el nombre de la pegatina) llegue al color (nombre del color) tenemos que  (nombre de la actividad)»

Pensaba en colocarle al lado una foto de cada actividad rodeada de su color, pero mi Brujita se los aprendió el primer día, no lo ha necesitado.

Hemos pasado del «Venga Bruji, por favor, que es hora del baño» al «Mami corre, corre  ¡qué es hora de bañarme!»

Espero que te animes a hacerlo en casa, puedes pedirle consejo a tu peque para asociar los colores y pintarlo juntos.

Nuestros colores:

VERDE: Hora de comer.

AMARILLO: Hora de lavarse los dientes.

NARANJA: Actividad libre.

ROJO: Actividad dirigida.

ROSA: Hora del baño.

MORADO: Hora de cenar.

AZUL: Hora de ir a la cama.

Si te gusta la idea pero no tienes tiempo para «tunearlo» te recomiendo que eches un vistazo a este reloj que ya trae las franjas de colores, sólo tendrás que asociar cada color con la actividad…

¿Y tú? ¿Cómo cambias de actividad en  casa?

¡Qué pases un buen día!

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *